Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Artículos

Artículos

Pau Escofet, un diseñador que programa en Accenture

30 · May · 2016

Pau Escofet es un diseñador gráfico catalán que hace tres años que vive en Alemania trabajando para Accenture ASG. Se ha dedica al diseño, a la programación web y a la UX (User Experience) y nos cuenta como ha ido evolucionando su carrera profesional conforme ha ido incorporando conocimientos de programación a su formación en diseño.

Cómo fue tu inicio en el mundo laboral?
Soy diseñador gráfico y ya desde que acabé mis estudios, me centré en el mundo web y CDs interactivos. Empecé a trabajar en el año 2.000, justo cuando acabé la carrera. Hacía poco que había habido el crac de las .com. Quedaban las buenas empresas y había trabajo. Había trabajado siempre en Barcelona, en dos empresas que ya no existen hoy: Discovery Net y Signos Particulares. Cuando mi mujer y yo decidimos ir a vivir a Blanes (La Selva), la idea fue ponerme a trabajar como freelance.

Cómo fue tu experiencia como autónomo?
La experiencia de trabajar como autónomo fue terrible. Pude comprobar cómo estaba el tema de los autónomos y cómo funciona el mercado en Cataluña y en España. Vi que hay empresas que tienen la dinámica de no pagar, y cuando el proveedor se cansa, se buscan a otro. Es un modus operandi que no es aislado, es decir, sucede en muchos casos. Empecé a hacer proyectos para Discovery Net, y para agencias de publicidad. Tenía cuatro o cinco clientes en Barcelona y uno importante en Girona. Éste se empezó a convertir en mi único cliente, y me ofrecieron un puesto de trabajo, y acepté. 

Por qué decidiste aceptar?
Estaba cansado de trabajar cómo autónomo. Esta empresa se dedica al Direct Web en el sector hotelero, principalmente. Estuve trabajando aquí durante siete años, hasta que decidí cambiar de trabajo en 2011. 

Ya estábamos en plena crisis.
Aún así, encontré trabajo con las mismas condiciones laborales y salariales en Lliçà del Vallès (Vallès Oriental). Vi que no era el trabajo de mi vida, pero en este momento, ya había empezado a hablar con mi mujer la decisión de marcharnos, además de que ya llevábamos dos años estudiando alemán. 

Y la decisión de iros a Alemania?
Uno de los directivos del sitio dónde trabajaba me dijo: “quien tiene trabajo debe sentirse afortunado”. Esa frase me marcó, pero yo tenía claro que para mi un trabajo no era un privilegio, sino un derecho.

El problema principal de irnos creíamos que lo tenía yo para encontrar trabajo. Aún así, dedicamos todo el verano para mejorar y estudiar alemán, preparar mi currículum e hice una web dónde explicaba todo lo que había hecho hasta el momento. 

Te costó mucho encontrar trabajo?
El 1 de setiembre de 2013 empecé a tirar mi currículum a diferentes empresas, que me dijeron que no, pero a los cuatro días una empresa pequeña de Múnich me dijo que estaba interesada, y solicitaron una entrevista conmigo por Skype. En esta entrevista, me di cuenta de la importancia que tiene la experiencia en su mercado laboral. En España, habitualmente en las empresas se cobra por antigüedad, en Alemania se cobra según tu experiencia. Para mi, fue inimaginable que el 1 de setiembre empecé a mandar mi currículum, y el 18 del mismo mes estaba firmando un contrato laboral.

Qué papel marcaron las redes sociales en la búsqueda de trabajo?
Sobretodo debo agradecer que tengo a trabajo a la red social Xing. Es similar a Linkedin pero en Alemania está muy arelada entre la gente. Me enteré de su existencia cuando estuve en Suiza. Esta red social sólo permite crear tu perfil en un idioma y, obviamente, en Austria, Suiza y Alemania los posts y los perfiles están en alemán. Xing te ofrece una grande cantidad de ofertas de trabajo.

Cómo fue la experiencia en tu primer trabajo en Alemania?
Era una Internet Agency (agencia de Internet). Estaban muy centrados en temas deportivos y, por ejemplo, hacían pequeñas sites para el Bayern de Múnich. Esta empresa era pequeña y estaba en el centro de la ciudad. Una de mis sorpresas, es que justo empezando a trabajar, me llegaron muchísimas ofertas de trabajo, una por día, aproximadamente. En esta empresa empecé a hacer cosas de programación, especialmente CSS y HTML. Aprendí muchísimo y me di cuenta del nivel que tenían mis compañeros. La educación en Alemania es muy práctica, y salen muy preparados. Pero llegó noviembre, y nos dijeron que la empresa cerraba, y me dieron de margen hasta el mes de febrero para encontrar otro trabajo. Aún así, en esta reunión me sorprendió que la gente estaba muy tranquila y una compañera me dijo: “no te preocupes, ya encontrarás otro trabajo”.

Y que hiciste?
Contacté con una reclutadora española que estaba viviendo en Alemania y me ayudó a encontrar otro trabajo. Empecé a trabajar en Maxdom, que es similar a Netflix en España. Aquí trabajé de programador y no como diseñador. Me centré mucho en programación, aunque lo que realmente me interesaba era el diseño y la experiencia de usuario. Recibí una oferta de trabajo de Accenture ASG (Austria, Suiza y Alemania) que es donde trabajo ahora.

¿Qué haces en Accenture?
Me dedico al diseño y a UX. Nadie sabe qué es la UX, exactamente. Es la experiencia del usuario y, por lo tanto, se deben mejorar las cosas para que para los usuarios sea usable. No sólo es diseño, sino que tiene una parte técnica, como por ejemplo, que la página se cargue rápido. La base de UX es: “conoce a tu usuario, pero vigila porque tu no eres tu usuario”.

¿Qué opinas del curso de Skylab Coders Academy?
Como autodidacta considero que un Bootcamp de programación es una muy buena alternativa y opción para aquel que le pueda ayudar a estudiar. Muchos hacen carreras de cuatro años con unos planes de estudios desfasados y hay que tener en cuenta que el sector cambia muy rápido. También puede ayudar a alguien que quiera cambiar de profesión, una cosa que en España se ve como un tabú pero yo defiendo mucho. Cambiar de profesión es muy enriquecedor.

En SkyLab Coders te enseñan lenguaje de programación, que es la base y es importantísima. Otra cosa muy interesante es que enseñan a la gente a buscarse la vida. Les enseñan a ser creativos por lo que hace a la resolución de problemas. Me parece muy positivo en este sentido.