Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Artículos

Artículos

Efectos del COVID en el mercado laboral

28 · Sep · 2020

(Este artículo fue escrito en septiembre de 2020 y hay que contextualizarlo a los meses afectados por la crisis del COVID-19. Desde principios de octubre, el mercado laboral parece reactivarse y muchos estudiantes están en varios procesos, resolviendo pruebas técnicas y nos contactan para informarnos de que van consiguiendo trabajo a un buen ritmo).

En 2008 estalló la llamada burbuja inmobiliaria en España. Eso provocó la caída, principalmente, de muchas empresas del sector de la construcción. La onda expansiva afectó al resto de sectores y los niveles de paro subieron hasta alcanzar la cifra de 5 millones de personas sin trabajo.

Una cifra así, en una población como la española, es muy difícil de recuperar. Como vemos en la gráfica anterior, incluso diez años después no habíamos podido recuperar las cifras de ocupación previas a 2009.

En ese momento no había mucha industria tecnológica sirviendo al sector de la construcción y la crisis económica le afectó colateralmente, como al resto de sectores.

El COVID, en cambio, ha afectado a sectores sobre los que había (hay) mucha industria tecnológica: hostelería, restauración, turismo o viajes. Plazas como Mallorca han sufrido un golpe muy duro, ya que no solo las empresas no tecnológicas relacionadas con el turismo se han visto afectadas, sino que las empresas tecnológicas estaban principalmente orientadas a este sector. Ciudades como Barcelona y Madrid, con una industria tecnológica más diversificada podrán recuperarse antes de la crisis.

El sector tecnológico ha sufrido una caída de la misma magnitud que el mercado en general, como mostró un estudio de InfoJobs. Si bien es verdad que el volumen de ofertas tecnológicas es grande (y es un gran argumento para atraer talento hacia este sector), hay que saber leer la tipología de ofertas que se han mantenido y que analizaremos más adelante en el caso de la programación web. 

Nuestra lectura del mercado laboral

Desde el mes de marzo de 2020 hemos estado siguiendo la evolución del mercado laboral, hablando con algunos de los principales agentes para tomar bien el pulso al cambio que se producía. Realizar cursos cada tres meses nos permite adaptarnos rápidamente incluso en situaciones de cambio drástico como el confinamiento y el consecuente cambio en el mercado laboral.

Estos son algunos de los principales puntos que hemos observado:

  • Reducción al 50% del volumen de ofertas de trabajo (hire freeze a la espera de recuperar la confianza en el mercado)
  • Muchas empresas tecnológicas han realizado EREs y ERTEs, con lo que muchos programadores con experiencia están ahora en paro
  • Crecimiento del trabajo en remoto.

Pasado el clásico parón de verano del mercado, vemos como la mayoría de posiciones requieren experiencia de dos o tres años, sobretodo en posiciones en remoto.

Tradicionalmente, nuestros alumnos tenían oportunidades incluso en este segmento debido a los conocimientos de programación que se llevan de Skylab. Hoy, la respuesta al trabajo remoto y a la presencia de developers en paro ha hecho que las empresas busquen primero absorber al talento "libre" (seniors en busca de un trabajo) que hasta ahora solo podían contrarar a base de talonario.

En la gráfica de la derecha vemos un estudio realizado por Joppy en octubre de 2020 en el que se muestra que las expectativas salariales de los desarrolladores con más experiencia han bajado en el segundo semestre de este año. Esta reacción valida, muy probablemente, el hecho que algunos de ellos (sobretodo los usuarios de Joppy) estaban en búsqueda activa de un nuevo empleo y estaban dispuestos a ceder en sus salarios.

Estas circunstancias del mercado hicieron que las puertas de acceso al sector por parte de un junior fueran más difíciles de encontrar. Una de nuestras métricas estrella (la velocidad con la que nuestros promociones conseguían trabajo de programadores) se vió afectada fuertemente: el volumen de ofertas que hacía que el tiempo de colocación rondara las cuatro semanas, cayó en picado.

Al no poder controlar el volumen total de demanda de perfiles junior del sector, Skylab decidió aumentar el nivel de Javascript de los alumnos, acercarles otros frameworks (Angular además de React) y apretar muchísimo en Unit Testing. De este modo les preparamos para optar al máximo número de ofertas que puedan existir en el mercado.

El crecimiento del trabajo en remoto también afectó a la llegada de los developers juniors. Aquellas empresas que tradicionalmente tenían vacantes para juniors, no podían dedicar recursos a acompañar a los nuevos empleados sin experiencia desde la distancia. Todas las manos se focalizaron en asegurar la flotabilidad del negocio.

Fueron varios los estudiantes que, durante el confinamiento, nos decían: "hacer el curso estas semanas en remoto va bien porqué nos entrena para trabajar en remoto". A lo que siempre respondíamos que no es del todo cierto. El mercado aún no es suficientemente maduro como para confiar plenamente en un junior en remoto. El "entrenamiento en remoto" no vence aún a la idea que "un senior en remoto es mejor". La excepción la encontramos en algunas empresas, que seguían creciendo a pesar de la crisis, que contaban ya con programadores y programadoras de Skylab. Ellos conocen la autonomía de nuestros estudiantes y confiaron en la escuela para cubrir las vacantes que se abrían.

Durante el verano, una época tradicionalmente baja en contrataciones, algunos de nuestros estudiantes han encontrado trabajo. Adri estuvo varios meses buscando trabajo y lo aprovechó para seguir estudiando y puliendo sus conocimientos. Gracias a compañeros de su promoción supo de un proceso que aún no estaba publicado en ningún portal de empleo y obtuvo el puesto en LeadTech, donde trabajará con varios exalumnos de Skylab.

El futuro para la industria tecnológica

Nadie sabe a ciencia cierta cuando volverá la alegría al mercado, se recuperarán totalmente las contrataciones y empezaremos el camino de una recuperación sólida.

Es razonable vaticinar que el sector tecnológico será de los primeros en iniciar su crecimiento. Veremos antes señales en otros sectores, pero si no nos confinamos de nuevo, cuando el sector haya absorbido ese talento "libre", volveremos a ver reabiertas de nuevo las puertas al mercado laboral.

Creemos también que se racionalizará el trabajo en remoto. Las posiciones 100% en remoto no serán lo más habitual y será esa semi-presencialidad la que dará el paraguas de confianza para que las empresas vuelvan a dedicar recursos a juniors bien preparados.

El trabajo en remoto ofrecerá pros y contras. Por un lado, hace el mundo mucho más pequeño y permitirá a cualquier persona que sepa programar trabajar desde cualquier lugar del mundo para cualquier empresa del mundo. Por otro lado, las empresas podrán acceder a un pool de talento global, aumentando la competencia de repente, con lo que es más importante que nunca conseguir un nivel competitivo a escala global.

Mientras, trabajamos para conseguir que cualquier oferta de junior que aparezca sea para un estudiante de SKylab Coders Academy.